MANTENIMIENTO DE TU PISCINA

Guía de desinfectantes de piscina

desinfectantes de piscina

Mantener el agua de la piscina cristalina es una de las tareas más importantes del propietario de una piscina. Puede parecer que mantener el agua limpia consiste en retirar residuos y hojas de la piscina, pero también hay que ocuparse de las bacterias y los patógenos microscópicos que pueden vivir en el agua. Si no se tratan correctamente, el agua de la piscina puede convertirse en el caldo de cultivo perfecto para bacterias, virus, algas y otros contaminantes que afectarán la salubridad del agua y la volverán insegura para el baño, por lo que hay que conocer los desinfectantes de piscina más efectivos.

Por eso son tan importantes los desinfectantes de piscina. Mantienen la piscina libre de bacterias y son un elemento esencial en el mantenimiento. Existen varios métodos y productos desinfectantes para la piscina. A continuación, explicamos los diferentes métodos y cómo elegir el que mejor se adapta a tus necesidades.

  1. Cloro líquido

    Cloro líquido

    El cloro de piscina es uno de los desinfectantes de agua más conocidos y se utiliza desde hace mucho tiempo. De hecho, el primer uso conocido del cloro para desinfectar el agua de una piscina tuvo lugar en 1910 en la Universidad de Brown. El cloro es, además, asequible y fácil de conseguir, y puede venir en varias formas (p. ej., líquido o en pastillas de cloro). Existen tres tipos de mediciones del cloro: el cloro libre, el cloro combinado y el cloro total. El cloro libre es el cloro que hay en la piscina para neutralizar las bacterias y cumplir su función. También es el nivel de cloro que sueles medir periódicamente. El cloro combinado es el producto de cloro que neutraliza las bacterias y las vuelve ineficaces. El cloro total es una medición conjunta del cloro libre y el cloro combinado. También se puede encontrar el cloro estabilizado y no estabilizado. El cloro estabilizado contiene ácido cianúrico, que evita que el cloro libre sea destruido por la luz del sol.

  2. Hipoclorito de calcio

    Hipoclorito de calcio

    Al hipoclorito de calcio también se le llama “cal clorada” y es otro producto desinfectante de piscinas que se lleva usando desde hace más de un siglo. La cal clorada está en realidad compuesta de gas de cloro y óxido de calcio (cal), y se puede encontrar tanto en tabletas como en polvo. La cal clorada se suele usar en tratamientos de choque para la piscina o en el proceso para librarse de las cloraminas e incrementar notablemente el nivel de cloro libre de la piscina. Normalmente se recomienda aplicar este tratamiento de choque una vez por semana, por la noche. También conviene valorar este tratamiento si se ha hecho un uso más intenso de lo habitual, si ha habido mal tiempo o si alguien ha hecho sus necesidades en la piscina (¡puaj!). Después del tratamiento habrá que esperar 24 horas para poder volver a usar la piscina de forma segura. Si decides usar la cal clorada en forma de tableta tendrás que adquirir un dispensador, que expone el agua sin tratar a las tabletas de cal clorada de manera controlada.

  3. Agua salada

    Agua salada

    El uso de agua salada es otro método para desinfectar la piscina. Aunque hay personas que creen que los métodos con agua salada no usan cloro, se equivocan. En lugar de añadir cloro directamente a la piscina, con un sistema de agua salada el generador de agua salada crea el cloro como parte de un proceso regenerativo. Vamos a explicarlo. Cuando se usa agua salada se añade sal de piscina al agua, lo que genera cloruro sódico (¡o sal de cocina!). El cloruro sódico pasa por el generador de agua salada y se crea gas de cloro. Aunque los costes iniciales de usar agua salada como método desinfectante son más elevados debido a que hay que comprar un generador de agua salada y sumar los costes de usar el generador, mucha gente opina que supone un ahorro a largo plazo. Además, hay personas que lo prefieren porque implica menos productos químicos, lo que daña menos la piel y puede ser mejor para gente con alergias o asma.

  4. RAYOS ULTRAVIOLETA

    RAYOS ULTRAVIOLETA

    Los desinfectantes con rayos UV se basan en el uso de la luz ultravioleta en un sistema de filtración que destruye el ADN o el ARN de las bacterias, las algas y otros contaminantes. Aunque este sistema no elimina del todo la necesidad de usar cloro, los propietarios de piscina que invierten en un sistema de desinfección UV usan menos productos químicos en el mantenimiento de la piscina que los que usan métodos tradicionales. Como la luz ultravioleta es cada vez menos eficaz, llegará un momento en que haya que cambiar el sistema.

  5. Ionizador de piscina

    Ionizador de piscina

    Te preguntarás para qué sirve un ionizador de piscina. Pues bien, los ionizadores de piscina son una opción desinfectante adicional que usa iones de plata y cobre para atacar a las bacterias y los contaminantes del agua. Los iones de plata atacan específicamente a las bacterias, mientras que los de cobre actúan principalmente sobre las algas. Estos sistemas suelen estar conectados directamente a los sistemas de la bomba y el filtro. Los ionizadores de piscina no sustituyen a otros desinfectantes, pero son compatibles con otros métodos. Asimismo, los ionizadores de piscina pueden manchar la piscina si se liberan demasiados iones.

    Con independencia del método que uses, la desinfección de la piscina es un elemento esencial del mantenimiento y es totalmente necesaria para mantener la piscina limpia y segura. ¡Ahora ya sabes cómo desinfectar el agua de la piscina!

Te ha gustado el artículo?

Emocionad@
0
Feliz
0
Enamorad@
0
Indecis@
1
Divertid@
0